1936:El arte de Manolo Bienvenida tiene pureza legítima de abolengo

El arte de Manolo Bienvenida, que en él tiene pureza legítima de abolengo, raíces de tradición, alcanza ahora su vértice de plenitud. Torero y sevillano, ha querido la suerte que sea en Sevilla su consagración triunfal. Y en la tarde solemne de la tercera corrida de esa Feria que es orgullo y guía, filtro y espejo de la gloria torera. Profeta en su patria, llevado en hombros de una multitud delirante por las calles de Sevilla, Manolo Bienvenida culminaba así su historia de torero, torero por casta y por vocación, torero que por la gracia de Dios lo es en esencia, presencia y potencia.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: