MÁS NOTICIAS

Rafaelillo sigue padeciendo secuelas de su percance en Pamplona de hace 10 meses

Quedó hecho un amasijo de neumotórax, contusiones pulmonares, fracturas en las vértebras y costillas rotas -trece, concretamente- arrastrando un parte médico sobrecogedor que podía resumirse como sigue: vivo de milagro. El último TC Toraco-abdominal-pélvico llegó este 29 de abril, exactamente nueve meses y medio después de la tarde en que volvió nacer. “Conclusión: Múltiples fracturas costales”, dice el informe refiriéndose a la cuarta costilla derecha y a las número 9, 10 y 11 del costal izquierdo. Aún sin cicatrizar. El dolor que le sablea a diario ambos costados es como una muesca en su revólver de la supervivencia. “Tengo dos pinchazos en la parte costal izquierda, hasta la boca del estómago, y en el lado derecho que no se van. Son más fuertes cuando hago giros de cintura, abdominales o cojo un peso pronunciado, pero siempre están conmigo. No sé si desaparecerán o se quedarán para siempre, pero estuve tan cerca de morir que aprender a vivir con el dolor es llevadero. Lo más importante es que no va a limitar mi vida de torero

https://www.elmundo.es/cultura/toros/2020/04/30/5eaa963f21efa0995a8b466b.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

Te gusta esta tauroweb? Síguenos!

RSS
Síguenos por Email
A %d blogueros les gusta esto: